Los peces más raros del mundo

En el mundo hay animales cuyo aspecto nos sorprende seriamente. Te sorprendería ver como lucen algunos de los peces más raros de la tierra. Y no, no estamos hablando de un tiburón o un atún particularmente llamativos. Te presentamos algunas especies de peces más raros del mundo (y en feos en algunos casos) que comparten el planeta contigo y con nosotros.

Los peces más raros del mundo

Pez gato del Perú

Los peces gato son comunes en varias regiones del planeta. Ni siquiera hay que mencionar el ligero parecido físico que tienen con los tiernos gatitos. No obstante, lo que sorprende de los especímenes que se han encontrado en la selva peruana es que se alimentan de madera. Se comen los troncos que por alguna u otra razón caen al rio.

Lo cierto es que a la vista son un poco asquerosos. Tienen una “boca” dotada de dientes que rasgan la superficie de los troncos.

Pez sierra

Los peces sierra son especímenes bastante comunes, no es raro conseguirse con uno. No obstante, ello no quita el hecho de que tengan un aspecto sorprendente. Su hocico literalmente parece una sierra, utilizada por este para cazar y defenderse de otros depredadores. Su sierra es un arma peligrosa.

También es curioso saber que la sierra de este pez le sirve entre otras cosas para detectar ondas. Con ello, el pez sierra consigue un sistema de sonar eficiente que le permite atacar o escapar cuando le conviene. Quizá te sorprenda saber que es muy probable que haya peces sierra en las aguas poco profundas de las playas que sueles frecuentar en familia.

Pez rosado con manos

Lo primero que muchas personas piensan al ver imágenes de este pez es que se trata de una broma. Pero tienes que saber que es real y vive en una isla australiana, solo se han podido observar algunos pocos especímenes y es realmente un misterio.

La fauna de Australia es impresionante, pero nadie pensaría que podía proveernos un pez que puede caminar en la arena del fondo del mar. Sus aletas se parecen muchísimo a extremidades humanas, con las que además este pez “camina” en lugar de nadar. Tiene cara de enojado y una morfología que apenas se ha estudiado un poco.

Engullidor negro

El que se conoce como engullidor negro, es un pez súper extraño con una característica única. Es un pez tenebroso capaz de asustar a cualquiera y que además tiene un estomago flexible. Tal como lo lees, su estómago puede expandirse o retraerse según como sea necesario.

Es uno de los pocos animales del océano que se come a los peces más grandes que si mismo. ¿Lo sombrío? Como su cavidad estomacal se vuelve transparente, es posible ver al pez muerto que se acaba de comer.

Pez gota

De seguro ya habrás visto un ejemplar de estos en algunos memes de internet. Se trata justamente del que se consideró el pez “más feo del mundo”. En su ambiente natura dista mucho de tener un aspecto humanizado. Su baja densidad corporal le permite flotar con facilidad y sus facciones no se notan extrañas.

Podríamos decir que se trata de un pez holgazán, que come casi cualquier cosa que se le pasa por enfrente. Es gelatinoso y llamativo, aunque sus lentos movimientos lo imposibilitan de ser una amenaza real para otros peces o los seres humanos.

Pez piedra

Es uno de los peces más extraños y peligrosos que hay en el mar. Son peces que habitan en aguas poco profundas del océano Pacifico, que tienen la capacidad de camuflarse en los entornos marinos. Parecen piedras, aunque están lejos de ser tan inocuos como estas.

El pez piedra es realmente un asesino del mar. Posee una cantidad impresionante de espinas, que al entrar en contacto con otros animales o incluso el ser humano pueden inyectar un veneno extremadamente peligroso. Come moluscos o crustáceos que comúnmente se desarrollan en barreras de coral y estructuras similares.

Pez sapo

Otro pez oceánico que resulta ser peligroso para todo aquel que se atraviese en su camino es el pez sapo. Tiene el aspecto de un sapo común y corriente, con un hocico inmenso y la capacidad de engullir grandes presas a velocidades que de seguro te sorprenderían.

Naturalmente se encuentra en los océanos, aunque también se han avistado en ríos. Los peces sapo poseen espinas en sus aletas, que al contacto con peces y seres humanos pueden inyectar veneno. No es tan mortal como el pez piedra, pero puede hacer pasar un mal rato a cualquier ser vivo.

Pez dragón

En las profundidades oceánicas se han encontrado peces sumamente extraños y aterradores. El pez dragón es llamativo, tiene una gran “cabeza de dragón” con ojos inmensos y dientes tan grandes y afilados que le impiden cerrar el hocico. Es todo un pez monstruo, que no se consigue a menos de 2 mil metros profundidad.

Una característica especial de estos peces es la bioluminiscencia que se ha podido observar. Estos pequeños y misteriosos son omnívoros, pueden comer cualquier cosa que consigan. Lo cierto es que no se conocen demasiados datos de estos animales, que se pueden observar en las profundidades del océano Atlántico.

Tiburón volante

Aunque se conoce como tiburón volante, tiene un parecido más cercano a las serpientes. Es un animal antiguo, que casi no ha evolucionado en el tiempo. De color marrón, el espécimen puede alcanzar hasta 4 metros de longitud con múltiples aletas alrededor de su cuerpo.

Es posible conseguirlos en distintos puntos del Atlántico y del Pacifico, su aspecto suele ser espeluznante aunque rara vez atacan a los humanos. Un tiburón volante come peces pequeños, cefalópodos e incluso algunos otros tiburones más chicos. No son comunes, aunque se han avistado varias veces en los últimos tiempos.

¿Sorprendido/a?

Es natural. Ten en cuenta que expertos de todo el planeta estiman que se conocen menos del 20% de las especies que habitan en el océano. Es muy probable que en el futuro tengamos que actualizar esta lista para mostrarte peces mucho más extraños, feos, peligrosos y sorprendentes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *