Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Utilidad del rascador esquinero para el sofá

Somos muchos quienes tenemos miembros no humanos en la familia. Ellos forman parte de nuestro día a día, nos acompañan en nuestra rutina y nos ofrecen su cariño.Llegan nuevos, perdemos a unos, seguimos teniendo a otros… y mientras tanto la casa está patas arriba siempre. Pelotas y juguetes por el suelo, comida que han tirado del comedero, sorpresitas peludas por el suelo, un sillón que parece haber sido asesinado… Llega mi madre y se echa las manos a la cabeza. “¡Madre mía que casa tienes!”, todo gracias a mi adorable gato.Y es verdad, tengo la casa hecha un desastre siempre, aunque barra todos los días, aunque trate de mantenerla ordenada, aunque ponga fundas en los sillones… No como la casa de mi madre, que está siempre impoluta, brillante, y que nada más entrar notas el olor del perfume que ha usado al fregar el suelo. Allí no verás ni una mota de polvo, ni una sola cosa fuera de su sitio, pero si te quedas un tiempo te das cuenta de algo más.Puedes pasearte por ella en total silencio, nada se mueve, como si la misma casa estuviera detenida en el tiempo, congelada. Es una casa vacía.Sin embargo, mi casa desordenada tiene su propia banda sonora que suena todos los días de 07:00 a 20:00, sin interrupciones ni interferencias. Te paseas por ella y escuchas unos pasitos que te siguen, estás en la otra punta y en el salón se escucha un golpe… ¡algo han tirado! Estas preparando la comida y notas un tironcito del pantalón… y de pronto algo que te trepa por la pierna. Estas en el ordenador y algo te salta a la espalda. Ni al baño puedes ir sola, como cierres la puerta ya tienes serenata.
QUIZÁS TE INTERESE ESTE ARTICULO  LA EPILEPSIA EN PERROS - QUÉ ES, CÓMO ACTUAR Y CÓMO TRATAR
Claro que hay trucos y recursos… como un rascador esquinero para el sofá, o para las puertas, o las paredes, o los brazos (fijo que funciona, ¡tienen que funcionar!, te atas dos en cada brazo y ¡se acabó lo de ir llena de arañazos!). Y si encima es uno de esos con un juguete atado a una cuerda aun mejor. Te sientas en el sillón, si no han tomado ya posesión de el, y a tu lado tiene el rascador con el juguete, así que tampoco irá a por tu pierna. Se acabaron los pantalones largos en verano.¡Verano! ¡Rascador esquinero, refresco y pantalones cortos! Recuerda comprar una mosquitera para poder abrir la ventana sin miedo a fugas o accidentes.Otro detalle que nos delata, a parte de los arañazos, son los pelos. ¡Pelos por todas partes! En las alfombras, los cojines, la ropa… Y Siempre del color que contrasta más con el de la tela. Los cepillos de ropa no son suficiente, es mejor utilizar uno de esos rodillos adherentes, o solo conseguirás mover los pelos de un sitio a otro.No te engañes, tu casa seguirá patas arriba, pero es un precio pequeño a cambio de vivir en una casa llena, un hogar… aunque echando mano de estos recursos tendrás los muebles a salvo y sin pelitos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/* */